Viernes, 5 de julio de 2013
 

EL ROSTRO VERDE DE POTOSÍ

El recurso tierra de Potosí

El recurso tierra de Potosí

Jaime Acuña Martínez.- El elemento básico para el desarrollo agropecuario es el recurso tierra; un componente importante de la producción, manejado lamentablemente de la manera más irresponsable posible, tanto en el país como en el departamento. Este elemento productivo que en otras latitudes es el recurso más importante del desarrollo en general, no tiene en el departamento el mismo valor, porque la cultura regional está íntimamente ligada a la historia minera de Potosí y lo que es más grave a la mentalidad regional que afirma que la agropecuaria no tiene valor.
Hacen muchos años el Servicio Agrícola Interamericano, realizó en Bolivia un estudio sobre la capacidad de uso de los suelos en el país, este estudio fue continuado por el Ministerio de Agricultura y sus resultados, obviamente dejaron pensativo a más de un técnico. El método utilizado fue el de “Capacidad de Uso”, de acuerdo a un sistema ya preestablecido, habiendo adoptado tres categorías de clasificación, Unidad de capacidad, Clase y Sub-clase, habiéndose determinado que las clases de I a IV se calificaban para uso agrícola y de acuerdo a este estudio, el departamento de Potosí presento resultados halagadores que muestran la existencia de este recurso, que es mal aprovechado al presente; entre algunos de esos resultados se anotan a los siguientes: la región de Puna, La Lava y Hornos, mostraron 25.501 hás. de las cuales, las tierras agrícolas sumaban 17.000 hás, lo que significa que esa región cuenta con 17.000 hás aptas para el uso agrícola.
La región de Chaquí, presentó un total de 15.901 hás, y de las cuales evidentemente solo 3.097 hás. tienen esa calidad de tierra para uso agrícola.
La otra región cercana de Ñuqui, presentó para ese estudio 8.882 hectáreas, con una cantidad de 5.604 hás. agrícolas; las zona de Chinoly y Lequezana solamente presentaron 16.408 hás. de las cuales para uso agrícola son aptas, una cantidad de 13.505 hás.
Solamente entre las regiones nombradas, por especificar algunas, se hallan 40.000 hectáreas de tierra para uso agrícola, lo que muestra de manera suficiente que el departamento de Potosí cuenta con el recurso tierra sobre el cual se puede establecer un plan de desarrollo; sin embargo y lamentablemente todo ese potencial natural, está descuidado, está abandonado porque las autoridades regionales nunca le han prestado la atención que necesita, de un manejo técnico y adecuado, para evitar su erosión, su degradación y su pérdida final, fuera de la atención que necesita con la dotación de infraestructura productiva.
Y finalmente como resultado de este estudio todo el departamento de Potosí, presenta entre la parte del altiplano central, el altiplano sur, la puna, los valles abiertos, los valles cerrados, las cabeceras de valle un total de 690.000 Has. aptas para el uso agrícola, este potencial certificado por este estudio y avalado por la oficina de Planeamiento Sectorial del Ministerio de Agricultura, muestra un potencial agrícola demasiado importante, al que no se la da el verdadero valor.
Será obvio que no todas las tierras observen las mismas condiciones, existen algunas más ventajosas que otras, sin embargo el potencial representa un serio desafío para la producción regional, porque como toda la naturaleza sabia, existen cultivos para todos los nichos ecológicos y cada uno tiene su valor, natural y económico.
Hoy, que al parecer está despertando algún interés en el sector agropecuario de Potosí, por sus posibilidades de llegar a los mercados externos. Frente a esta situación de dejadez y de subdesarrollo, es necesario establecer un plan de desarrollo regional, sobre la base fundamental de valorar la importancia del recurso tierra, de su capacidad renovable y de su capacidad productiva.
Esas actuales 130.000 hás cultivadas anualmente, tienen que convertirse en 300.000, con programas paralelos de protección y de cuidado técnico, además de recuperación de tierras en las zonas erosionada o propensas a este fenómeno.
Debe entenderse este tema como un asunto de supervivencia departamental, para un futuro autonómico y una viabilidad económica regional, porque los recursos naturales del departamento son la estructura del desarrollo.
Y obviamente el criterio estrechado por el frío de las alturas, nunca ha permitido ni siquiera pensar en las demás tierras que por miles de hectáreas se presentan, para otros usos, como su utilización ganadera o forestal. Muchos países sólo con la forestación artificial han podido desarrollar inmensas zonas desérticas, creando microclimas y rescatando tierras para la producción agrícola. En Potosí la forestación es una materia completamente olvidada, ningún productor se ocupa del caso, porque le falta orientación y ante todo asimilar el valor intrínseco de un programa forestal y de sus consecuencias.