miércoles, 31 de octubre de 2012
 

COLUMNA DE MIÉRCOLES

Todo Santos una tradición

Todo Santos una tradición

Luis Esteban Cruz Cárdenas.- Hoy empieza la visita a las tumbas de nuestros seres queridos para acompañar a los que dejaron este mundo, se dice que empieza con la visita a la tumbita de los niños que se fueron de este valle de lágrimas, más conocidos como angelitos. Esto se realiza el día 31 de octubre para luego seguir la tradición del 1 de noviembre día de los difunto o de todos los santos que permite el paseo por todas las calles de Potosí para ingresar va los hogares que tienen un rozón negro y tienen la puerta abierta, lo que representa que en el lugar existe una tumbita a la cual hay que visitar.
Se abren las puertas para recibir a los parientes y amigos que visitan las tumbas de aquellos fallecidos, aquellos altares que son armados con diferentes adornos con bastantes flores, adornos de tules, las velas que iluminan y lo mas sobresaliente son las masitas y las tanta guaguas que son elaboradas por los dolientes un día antes, muchos también ponen a la mesa donde está la imagen las comidas favoritas y frutas de ese difuntito. Todo eso empieza a partir de las 14:00 horas donde toda la gente entra en el salón ahí están en una charola las diferentes bebidas de colores y en el medio un vaso de chicha después de la bebida entran las diferentes masitas otras las meten en fuentecitas de plástico y otras prefieren las bolsitas de nylon.
Entra bastante gente a la sala donde hacen una oración para luego dirigirse a otras tumbas más a veces las tumbas hoy en este tiempo las hacen en privado con invitaciones y otras siguen esa tradición de nuestros antepasados.
Después de todas las visitas al día siguiente se preparan para le despedida de las almitas “alma cacharpaya” con actos y tradiciones ya que durante dos días nos visitaron las almas en medio de alegría, juegos, bebida y no tiene que faltar la comida típica que es la achacana el ají de quinua y el favorito para los niños el miski plato. Después de eso los visitantes del segundo día entran a jugar otros lo hacen con los panales y el vaso de chicha, otros juegan al sapo pero la mayoría juegan a la rayola y también al toco que está hecho con adobe y con monedas de un peso.
Pasado el medio día se preparan para jugar con el tostado de arroz, mezclado con mixtura que juegan entre todos los invitados y posteriormente todos se preparan en especial los dolientes y buscan quien pueda desatar la tumba.
Son los padrinos a quien se les elige para que ellos sean los encargados de repartir las masitas que están en medio de la tumba, también son esas personas quienes en muchos casos cumplen el rito de quitarles definitivamente el luto a los dolientes.
Los actos que los potosinos cumplieron los dos días en la fiesta de los todo santos revitalizan nuestras costumbres donde se refuerza la fe católica y fortifican las tradiciones, que con pocos cambios cada años todavía permanecen presentes entre los potosinos.


(*) Se publica en cumplimiento del Decreto Supremo 0136 que repuso la columna sindical.