viernes, 6 de mayo de 2011

 
Escudo de Armas De la Villa Imperial de Potosí

Escudo de Armas De la Villa Imperial de Potosí


Potosí Ciudad Imperial. Potosí cuna de la minería americana, durante años Potosí ha sido referencia obligada de cronistas e historiadores. Descubre los aspectos más desconocidos de Potosí, como el Potosí mágico, las leyendas de Potosí, las maravillosas panorámicas de esta hermosísima ciudad adornada por la Casa de Moneda, Catedral y su montaña de plata. Recorre las calles de Potosí e introdúcete en el Potosí que a todos nos admira pero que solo unos pocos conocen como se merece. Como decía Cervantes de Potosí. VALE UN POTOSI


Antecedentes Históricos

José Antonio Fuertes

“La historia se repite entre historiadores”, bajo esta expresión la historia se difunde entre pueblos, uno con investigaciones más profundas y serias utilizando fuentes primarias, otros tan solo recopilando la información sin cambiar el fondo histórico.
Por siglos el hombre ha intentado identificarse y diferenciarse unos de otros: primero por su nombre, luego incluyendo el apellido, sea de origen geográfico y de oficio, llegando a utilizar símbolos inmersos sea gráfico o dibujo que les distinga.
En Potosí, en este período virreinal, cuando a un encomendero se le asignaba un número determinado de indígenas para que trabajaran su tierra, al bautizarlos requerían un nombre castellano y se les asignaba el apellido del patrón, así, por requerimiento ideológico (iglesia) y administrativo (para tener control social de las haciendas) proliferaron los Martínez (hijos de Martín), Hernández (hijos de Hernán), Rodríguez (hijos de Rodrigo), López (hijos de Lope), entre otros (¿no dijo Dios: "creced y multiplicaos"? Miren cuántos somos ahora... jajajaja).
Potosí a lo largo de su historia, fue la población más privilegiada de todas las colonias de España por monarcas europeos que tuvieron todos ellos conocimiento absoluto de la riqueza contenida en la MONTAÑA DE PLATA, por cuyo hecho esta ciudad fue blasonada por emperadores y reyes, por soberanos y señores de rancia estirpe que no ocultaron su admiración al emporio argentífero más grande del mundo, para ello, enviando a Potosí una veintena de cronistas para levantar en el terreno, los relatos y hechos más fabulosos sobre la opulencia de esta ciudad que llegó a oídos de todo el mundo.
Para ingresar al tema que nos interesa y por el que estamos presentes, es importante mencionar, que para hablar de la historia de Potosí, necesariamente debemos referirnos al libro: “Historia de la Villa Imperial de Potosí” del cronista mayor de Potosí, don Bartolomé Arzans de Orsua y Vela, potosino, quién escribió en tres tomos toda la fascinante historia desde el periodo incaico hasta mediados del siglo XVIII, exactamente hasta 1737. Por una parte.
Por otra, vamos a ingresar a la edición original de las “Crónicas Potosinas” escritas y publicadas en 1896 por el patricio potosino e investigador del siglo XIX, don Modesto Omiste.
Estas dos fuentes: primaria y secundaría, serán las que nos permitirán conocer y dilucidar a profundidad la historia del Escudo de Armas de la Villa Imperial de Potosí, que con orgullo ostentamos todos los potosinos nacidos en esta tierra bendita y reconocido a nivel departamental, nacional e internacional.
Hay que resaltar, que Potosí desde sus orígenes ostentó tres escudos: el primero por el descubrimiento del cerro rico y fundación de una nueva población; el segundo, por haber sido elevado el “asiento y minas” al rango de “villa imperial” y el tercer y definitivo, por haber sido ratificado el título de Villa Imperial, en mérito al crecimiento desmedido de su población por el desarrollo económico minero y la producción de plata, por la implementación de nuevas tecnologías para su procesamiento, que dio lugar a la construcción de una treinta de lagunas o represas, la construcción de 150 cabezas de ingenios y la fundación de una Casa de Moneda para la acuñación de la moneda macuquina.

Primer escudo de Armas

Fue Carlos V quien puso óleo y crisma a la noble ciudad; y fue el virrey Toledo, quien pregonó, el dictado de “Villa Imperial, Fidelísima y Noble”, y afianzó el escudo emblemático que debía perpetuar su blasón.
De ahí, porque solo a un año y diez meses de descubierto la riqueza en el majestuoso Cerro Rico y dando origen al nacimiento de esta ciudad, Juan de Villarroel se encargó de enviar un memorial a Carlos V, acompañado, previsoramente de un donativo de 12.000 marcos de plata piña y en el que pedía le confirmase como descubridor del cerro y fundador de la ciudad entonces “asiento y minas”; el Emperador Carlos V de Alemania, a la vez Rey de España. La respuesta del monarca fue afirmativa, ya que por Cédula Real de 28 de enero de 1547, dada en Ulma de Alemania, acompañaba un escudo de armas.
¿Cómo era o cuáles eran las características de este escudo de armas?
Este blasón imperial mostraba en primer plano con majestuosidad admirable al Cerro Rico de Potosí en campo argentado:
En campo blanco el Rico Cerro a los lados dos columnas de Plus Ultra y una corona imperial al timbre, y tenía la siguiente inscripción o la leyenda al pie:


Soy el rico Potosí
Del mundo soy el tesoro
Soy el Rey de los montes
Envida soy de los reyes


Documento por el cual se le otorgaba igualmente el título de “Villa Imperial” reconociéndole como FIDELISIMA Y NOBLE. Siendo propósito de esta concesión, perpetuar el nombre del Cerro hermoso y destacar la riqueza argentífera escondida en sus entrañas. Hay que tomar en cuenta que dicho título lo ejerció recién el 1º de enero de 1562, cuando Capituló con el virrey Conde de Nieva, quién ratificó el título, hasta esta fecha sólo era un “asiento de minas” o asiento y minas” como aparece en los documentos oficiales, acuerdos o correspondencias que emitieron y recibieron las autoridades reales de Potosí.

Segundo escudo de Armas

Antiguamente se denominaba VILLA a la población considerable por su extensión o por lo numeroso de su vecindario, que disfrutaba de determinados privilegios y exenciones, de carácter político y administrativo principalmente. Su característica que la diferenciaba de la aldea o del asiento, consistía en tener alcalde con jurisdicción civil y criminal, y Potosí no tenía, a pesar de haber recibido por Carlo V el título de Villa Imperial, como dije no lo ejerció hasta el 1ro. de enero de 1562.
La manera como se independizó Potosí de la jurisdicción de La Plata, es digna de conocerse. Para concretar este anhelo, a mediados de 1561, el vecindario de Potosí eligió a Francisco de la Serna para ausentarse a la Ciudad de los Reyes, como Procurador y con pleno poderes llevó la propuesta de cancelar una cierta suma a las arcas de la corona para mostrar al soberano español que Potosí era una lugar de opulencia y merecía ostentar el título de “Villa Imperial”, además de la exención del Asiento de la jurisdicción de La Plata.
En virtud de lo cual, después de oídas las contradicciones de la ciudad de La Plata y en consideración de los servicios y lealtad de los vecinos, estantes y habitantes de Potosí, se acordó en Auto proveído en la ciudad de los Reyes, a 7 de noviembre de 1561, conceder el título de Villa con los términos, jurisdicción y privilegios.
La Capitulación fechada y firmada en la Ciudad de los Reyes (Lima) el 21 de noviembre de 1561, demuestra que Potosí capituló con el visorrey Conde de Nieva don Diego López de Zúñiga y Comisarios del Consejo de S.M. (Lic. Birbiesca de Muñatones y don Diego de Vargas y Carvajal), para obtener el título de Villa y su exención de la ciudad de La Plata. Uno de los términos de esta Capitulación decía que debía ejercer desde el 1ro. de enero de 1562.
Como observaran y como consecuencia de esta Capitulación, Felipe II puso también su poco de espiritualidad y de amor en la ofrenda. Cuatro años después concedía otro ESCUDO DE ARMAS más elegante, y con todas las características heráldicas de la época, dada en el bosque de Segovia en 10 de agosto de 1565.


¿Cuáles eran las características?
En campo de plata, un águila imperial; en medio de ella dos castillos contrapuestos y dos leones; debajo de esto el gran Cerro de Potosí; las dos columnas del plus ultra a los lados; corona imperial al timbre por orla el collar de Toisón”.
Como dije, Escudo de Armas, que fue concedida después de haber sido elevado al rango de “Villa Imperial” mediante la Capitulación hecha en Lima el 21 de noviembre de 1561 ante el Virrey Conde de Nieva: “queremos por hazer bien e merced al dho asiento de potossi que sea villa e se llame e nombre la villa ymperial de potossi exsentandola y eximiendola de la juron de la ciudad de la plata”
Magnífica, fidel y romántica declaración del fastuoso Felipe, que aseguraba la gloria de su imperio en la bondad de la montaña estupenda. Y bien estaba que la hidalguía de la ciudad portentosa, pudiera afirmar en su armadura tan nobles preseas, bajo la corona imperial.
Demostración tan elocuente, pone en su justo medio la loa del cronista potosino Arzans, que tiene a que estos ditirambos para su amada ciudad: a la muy celebrada, siempre ínclita, augusta, magnánima, noble y rica villa de Potosí; orbe abreviado; honor y gloria de la América; centro del Perú; emperatriz de las villas y lugares de este nuevo Mundo; reina de su poderosa provincia ; princesa de las indianas poblaciones; señora de los tesoros y caudales; benigna y piadosa madre de ajenos hijos; columna de la caridad; espejo de la liberalidad; desempeño de sus católicos monarcas; protectora de pobres; depósito de milagrosos santuarios; ejemplo de veneración al culto divino.

Tercer Escudo

Tuvo que transcurrir 14 años de la Capitulación y 10 años de ostentar concedido por el Rey Felipe II, para que el 5to. Virrey del Perú don Francisco de Toledo, ratifique el título de Villa Imperial y modifique incorporando una leyenda y cortando las cabezas al águila bicéfala, el 2 de agosto de 1575. Con cédula firmada en Arequipa el 2 de agosto de 1575.
El antecedente de la indicada concesión se origina después de una petición expresa de los vecinos y autoridades de la Villa Imperial de Potosí de la Capitulación de 21 de noviembre de 1561, cuando se elevó al rango de “Villa Imperial” al entonces “asiento y minas”, exentándola de la ciudad de La Plata. Petición de 24 de enero de 1570, y reconocido el 16 de febrero de 1570 por el mismo Virrey Toledo.
E por mi vista la dicha capitulación mandé dar e di la presente la qual en nombre de su magestad y por virtud de los poderes y de las comisiones reales que de su magestad tengo confirmo la dicha capitulación suso ynconporada e mando a todas e cualesquier justicias ansí de la dicha ciudad de la Plata como a todas las demás destos reinos y provincias del Perú que guarden y cumplan la dicha capitulación y asiento según y como en ello y en él se contiene fasta tanto que su magestad otra cosa mande o yo en su rreal nombre otra cosas provea y contra el tenor y forma de la dicha capitulación y asiento no vayan ni pasen ni consientan ir ni pasar en manera alguna…”
Documento protocolizado en la Villa Imperial de Potosí el 23 de mayo de 1570, ante el Escribano Público don Melchor de Vitoria. La petición se funda en los servicios que los caballeros vecinos y moradores de Potosí tenían prestados al Emperador Don Carlos V, desde el descubrimiento de la riqueza argentífera en el Cerro Rico y posterior asentamiento de los conquistadores.
Como consecuencia de esta petición de los vecinos, y poniéndole al tanto de que Villa de Potosí era privilegiada con el título de “Imperial”, el Virrey Toledo visitó Potosí en diciembre de 1572. En su estadía, implementó nuevas tecnologías para el procesamiento de la plata, dando lugar a la construcción de una treinta de lagunas o represas, la construcción de 150 cabezas de ingenios y la fundación de una Casa de Moneda para la acuñación de la moneda macuquina, conjuntamente las Cajas Reales, el Cabildo, entre otras edificaciones.
Se le considera a Toledo, "uno de los grandes administradores de todos los tiempos".
¿Que se le añadió y omitió al escudo de 1565 otorgado por Felipe II?
Añadió al escudo potosino una frase latina colocada en el contorno del óvalo central;


Ccesaris potentia
pro rexis prudentia
iste excelsus mons et argentea
orbem debelare
valent universitum


Que traducido significa: "El poder del emperador así como la prudencia del rey y esta excelsa argentea montaña, bastan para señorearse del orbe universal".
Al igual que la Capitulación o el título de “Villa Imperial de Potosí”, no se lo conocía o no se le daba la importancia, de ahí que en 1570 el pueblo potosino pidió en copia de la Capitulación para pregonar o hacer conocer que Potosí había capitulado ante el Conde de Nieva, nadie debía ignorar que Potosí era “Villa Imperial”: “mándase pregonar públicamente porque convenga a noticia de todos y ningún pretenda ignorancia y antes y después de aberse pregonado se tocaron trompetas…”. Decía el documento.
Otorgado con todos los privilegios el ESCUDO DE ARMAS, el documento otorgado por el Virrey Toledo sobre el nuevo blasón, recién en 1896 se lo conoce y publica en los originales de “Crónicas Potosinas”, y fue el Dr. Modesto Omiste que da a conocer por primera vez que Potosí tenía su escudo de armas, fue a partir de este año que los potosinos reconocemos como tal este escudo de armas.


*Es socio de número de la Sociedad Geográfica y de Historia Potosí